Ariel Amoroso

AHRCC

“EL SECTOR NECESITA MÁS APOYO DE MANERA INMEDIATA”

Nuestra entidad junto a todo el sector reclama que es imperiosa la ayuda que necesitan los establecimientos hoteleros y gastronómicos afectados por la crisis económica desatada por el Covid 19 por parte del Estado, tanto de Nación como de la Ciudad.

Entre otras medidas, será necesario extender el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) como mínimo seis meses después de terminada la cuarentena. También efectivizar la condonación del ABL y una reducción al 10 por ciento del IVA para el sector.

Los ATP ayudaron mucho pero indudablemente estamos necesitando más apoyo y de manera inmediata. El problema es que hay costos fijos que las espaldas financieras ya no pueden aguantar. No sabemos cuándo se abrirá la hotelería, y en el momento en que eso ocurra tendrá que pasar un tiempo hasta que haya un funcionamiento aceptable. Esas compañías no sólo necesitarán ATP y asistencia hasta la apertura, sino hasta seis meses o un año después para recomponerse y que las deudas no se hagan imposibles de pagar; muchas son pymes o micropymes.

Con la parte gastronómica pasa algo muy parecido a eso, ya que, por más que se puedan levantar las persianas de un día para el otro, habrá que trabajar con un distanciamiento de mesas que no nos dejará operar al 100% de la capacidad. Por ende, también necesitaremos ayuda adicional para los bares, confiterías y restaurantes de la ciudad, como para alcanzar un funcionamiento relativamente normal. Un punto de equilibrio en la gastronomía es un 70% del total del salón. Si vamos a perder mesas y sillas, ese número no lo podremos conseguir. Por eso, habrá que trabajar muchísimo para el “día después”.

La mejor manera es que, quizá por ley, se establezcan los ATP al 75% y reducir el IVA , entre otras cosas. Este último es un reclamo de hace más de 25 años. No podemos pagar ese porcentaje bajo ningún concepto. Lamentablemente, por una cuestión u otra, se siguió sosteniendo. Ese impuesto se creó en Europa, que tiene un IVA general del 21%, pero del 10% para la gastronomía y hotelería, porque nosotros tenemos mano de obra intensiva y agregamos muchísimo valor a lo que compramos. Transformamos la materia prima en un plato. Entonces, alguna vez eso se tiene que discutir, y esta etapa en la que todo está en revisión podría ser un buen momento.

En procura de concretar estas y otras medidas, la AHRCC mantiene permanentes reuniones con entidades colegas y funcionarios de los distintos gobierno, tanto nacional como de la Ciudad de Buenos Aires. La Asociación continuará realizando todas las gestiones necesarias en defensa del sector, uno de los más perjudicados desde el inicio de la pandemia.