Ariel Amoroso

AHRCC

FINALMENTE SE ELIMINÓ EL CANON POR LA OCUPACIÓN DE ESPACIOS EN VÍA PÚBLICA

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires derogó el jueves 11 de julio los artículos del Código Fiscal que obligaban al pago de un canon por la ocupación de la vía pública por parte de los establecimientos gastronómicos.

Este importante cambio para nuestros negocios en la legislación es fruto del poder de negociación y de los criterios sólidos de nuestra entidad, expuestos en las distintas mesas de diálogo con funcionarios del área y otros actores del comercio en la ciudad.

A nuestra opinión la derogación de esta tasa municipal intenta compensar las pérdidas que sufrieron los locales gastronómicos a partir de la prohibición de fumar en espacios cerrados con acceso público del ámbito público y privado vigente desde 2006 en forma parcial y desde el 2010 de modo total, ocasionando una baja en la facturación por la menor afluencia de clientes.

A partir de esta actualización los bares y restaurantes de la Ciudad estarán eximidos del pago de tributos vinculados con la ocupación y/o uso de superficies de la vía pública con mesas y sillas y plataformas de esparcimiento. De esta manera se busca potenciar a las pequeñas y medianas empresas ya existentes, facilitar la creación de nuevos emprendimientos y fundamentalmente nuevas fuentes de trabajo.

Asistí a la sesión ordinaria mencionada junto a Carlos Yanelli, secretario de la Cámara de Restaurantes; y al histórico directivo gastronómico Pedro Bello.

La ley también deroga el pago de un tributo por los decks que se colocan sobre la calle, que siguen requiriendo habilitación, al igual que las mesas y sillas. De hecho, y como hasta ahora, para poder instalar mesas y sillas en la calle o un deck, los bares y restaurantes deberán solicitar un permiso ante la Dirección General de Ordenamiento del Espacio Público, donde tendrá que presentar la constancia de habilitación del local otorgada por la Agencia Gubernamental de Control.

En este momento de crisis, esta ley es muy importante porque la actividad está complicada y este es un costo diferido importante para los comerciantes. Además es una tasa muy injusta porque iba a ser por un período de tiempo y, como ocurre usualmente en este país, se quedó por siempre.

Hasta ahora…