Ariel Amoroso

AHRCC

SOLICITAMOS AL ENRE QUE MODIFIQUE LA FACTURACIÓN DE CARGO FIJO DE LAS FACTURAS DE ELECTRICIDAD

En el marco de las múltiples acciones concretas llevadas a cabo por la Entidad para paliar desde su rol la grave crisis generadas por la Pandemia COVID-19, esta semana hemos enviado una solicitud al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) consistente en que se deje sin efecto la facturación del cargo fijo respecto de la potencia contratada hasta el momento en que se ponga efectivo fin al aislamiento social obligatorio y puedan reabrirse los establecimientos.

Además, la Entidad pidió un plazo de gracia de tres meses para los establecimientos afectados, dado que luego de la reapertura transcurrirá tiempo para que puedan recuperarse las actividades. Es evidente que debido a la cuarentena obligatoria, la actividad económica de los establecimientos hoteleros y gastronómicos es nula en casi todos los casos, lo cual hace prácticamente imposible el cumplimiento de las diferentes obligaciones.

La AHRCC realizó este pedido a través de una carta institucional enviada al Interventor del ENRE, Licenciado Federico Basualdo Richards.

Nuestro requerimiento responde a la situación crítica que atraviesan los establecimientos de la hotelería, la gastronomía y la pastelería, los cuales debido a la cuarentena obligatoria presentan una actividad económica nula o casi nula, lo que torna dificultoso el cumplimiento de las diferentes obligaciones.

Ante esta situación casi todos los establecimientos se encuentran cerrados desde el 20 de marzo pasado, situación que ha generado que la demanda de energía se reduzca a la insignificancia y en su consecuencia no se configuran los hechos base del contrato de potencia, dejando expresa constancia que aún no se puede pronosticar todavía el regreso a la normalidad de la ya castigada actividad de los establecimientos.

El consumo en su pleno funcionamiento fue y es indubitablemente la base constitutiva de la potencia contratada, ecuación ésta que ha sido radicalmente alterada por el cierre obligado en cumplimiento del citado DNU 297/2020.

Por consiguiente, solicitamos que las distribuidoras –Edenor y/o Edesur- dejen sin efecto la facturación del cargo fijo respecto de la potencia contratada hasta el momento en que se ponga efectivo fin al aislamiento social obligatorio que permita la apertura de los establecimientos con un plazo de gracia de tres meses atento a que luego de la reapertura de los mismos llevará un tiempo para la recuperación económica de las actividades.

También pedimos al ENRE, dada la situación de crisis que vienen soportando nuestras actividades integradas en su totalidad por empresas Pymes, que los establecimientos sean incluidos en la normativa a ser dictada en mérito a la Resolución MDP 0173/2020 reglamentaria del Decreto No. 311/2020, que refiere a la abstención de corte de servicios en caso de mora o falta de pago.

Esperamos una pronta y positiva respuesta a estos requerimientos dado que están en juego no sólo los establecimientos sino también miles de puestos de trabajo.